Protestar es otra cosa

El cantautor aragonés Joaquín Carbonell me dijo hace unos días, después de una charla-recital que dio en Logroño, que la canción protesta murió en 1982: « Ahora ya solo hablan de amor ». Yo intenté hacerme el listo y defender mi honor argumentando que precisamente este año se cumplen veinte de esa nueva generación de cantautores que tomó con nuevo brío la composición de canciones donde el mensaje rebosa el recipiente musical. Carbonell no cedía : «Eso ya es pop; protestar es otra cosa». Y yo me acuerdo de aquel ‘Cuervo ingenuo’ de Krahe y Sabina que escoció al gobierno socialista de González en los ochenta. Y sinceramente, no me acuerdo de muchas canciones más. Bueno sí, pero todas son demasiado bonitas. Continue reading

Advertisements

Preguntas

« Vivir sin respuestas te hace más vulnerable pero también más libre. Lo triste es vivir sin preguntas »

Rose McKay

Periodista estadounidense (Sioux Falls, 1939)

Historias riojanas

Durante cerca de nueve meses he tenido la oportunidad de contar historias alrededor de la localidad riojalteña de Haro y su comarca. Un corresponsal no sabe de etiquetas y en este tiempo ha habido hueco para hablar de fútbol, política, cultura, fiestas y tradiciones. Si pinchas en la imagen podrás acceder a todos los contenidos que llevan mi firma. Que disfrutes.

Lariojaperfil

 

Pedro Olea, el maquinista del tren eléctrico

pedrooleadestacada-1140x500

Viendo esa apertura de géneros del cine actual y su atracción a ese tipo de cine, ¿hubiera estado más cómodo si su carrera hubiera empezado ahora?

Yo ahora no hubiera podido hacer, me temo, Pim Pam Pum Fuego ni Un hombre llamado Flor de otoño. No hubiera entrado ninguna cadena de televisión en los proyectos. Hoy en día si no hay una televisión detrás, mal. Puedes hacerla sin su apoyo, pero luego no la estrenas. Eso le pasaría a alguna de mis películas. Ahora, Un hombre llamado Flor de otoño dirían que es una apología del terrorismo porque el protagonista es un tipo que se traviste, canta, baila pero que, en el fondo, quiere matar a Primo de Rivera y le fusilan por ello. Y Pim Pam Pum Fuego sería imposible hacerla ahora. La conseguimos hacer porque Franco se estaba muriendo. Mira, si con el telefilme La conspiración, que lo hice en 2012 y que TVE aún no ha estrenado, he tenido problemas, y es mucho más suave, cómo iba a levantar Pim Pam Pum Fuego. Cada cosa en su momento. Yo no soy nostágico, ni mucho menos pero no soy yo quien no quiere hacer cine, son unas circunstancias concretas. Si las circunstancias fueran otras, quizás tendría más opciones para hacer cine.

La entrevista completa, aquí.

Manuel Bartual, más allá del lápiz

manuelbartual003-1140x500

A la hora de crear cualquier historia de las que hemos hablado, ¿interioriza el clima de precariedad y de falta de medios que existe, y trabaja en función de eso?

Soy plenamente consciente de que las ideas que voy escribiendo van a ir en formatos concretos. En cómic sé, debido al estilo que tengo, cómo van a generarse y qué es lo que necesito para ello. En cine lo concibo como algo más abierto y elijo historias más abiertas que las que cuento en las viñetas. Pero es cierto que creas en función de lo que puedes aprovechar y tienes a tu lado porque los recursos son limitados. Eso acaba limitando el tipo de historias que cuentas. Aunque también tiene su gracia ser capaz de conseguir algo interesante con los medios a tu alcance.

La entrevista completa, aquí.

Pájaro Sunrise, balas que vuelan

 

pajarosunrise003-1140x500

¿Los periodos de crisis son mejores para crear?

Yo creo que no. Los periodos de crisis son periodos de crisis y son una mierda. Si estás en el pozo no te vas a poner a escribir canciones. Está muy oscuro en el pozo. Está todo demasiado cerca. He aprendido a que momentos bajos me sirvan para hacer muy buenas versiones. He intentado canalizar esa crisis en las letras de otros, pero no puedo escribir cosas nuevas; me falta la energía que me lleva a hacer algo nuevo y bueno.

La entrevista completa, aquí.

Ramón Barea, la compañía del asombro

ramonbarea002-1140x500

¿Y su punto de vista de cara a cada montaje que prepara siempre es el de absorber conocimiento?

Siempre somos esponjas. Cualquier actividad artística es una cuestión colectiva. No existe aquello del actor puro, todos estamos llenos de influencias. Y mi forma de actúar genera un modelo que otros pueden imitar o rechazar. Es natural. En un momento dado hay alguien que hace algo nuevo y se repite hasta que se genera otro modelo.

La entrevista completa, aquí.

Elvira Navarro, el corazón del artefacto

elviranavarro001-1140x500

¿Le influye mucho la respuesta del público a la hora de seguir escribiendo?

Para mí no influye la respuesta. Yo tengo la necesidad de escribir. Escribo para darle cierto sentido a mis días. No podría vivir sin escribir porque me genera un estado, que no sé describirlo, que a mí me gusta mucho. Es un estado de pura concentración, donde la imaginación va un poco loca y podríamos decir que estoy un poco enganchada a ese proceso. Si no tuviera eso no sabría a qué agarrarme porque no hay otra cosa que me resulte tan satisfactoria. Es verdad que me quedaría la lectura, pero con solo la lectura me sabría a poco, y me faltaría la escritura. Por eso, la respuesta sobre lo que escribo no influye en que siga escribiendo. Otra cosa es que sienta la necesidad interna de dejar de escribir, pero aún no ha pasado.

La entrevista completa, aquí.

Antonio Morales, la conclusión del comienzo

antoniomorales002

Es un hombre orquesta, pero entre todo eso, ¿por qué el cine?

Porque el cine es la conclusión. Ahora que estoy analizando mi camino hasta mi primer largometraje, que llega a punto de cumplir los cuarenta, veo que es una consecuencia de todo lo que he hecho pero que había un miedo que no me dejaba avanzar. Y también pudor. Pensaba: ¿por qué tengo que mostrar algo de mí para todo el mundo lo vea? Supongo que me he ido refugiando, pero siempre he querido contar historias, incluso cuando trabajaba en radiofórmula. Yo contaba historias. Me faltaba valor y arrojo, pero todo el trabajo que he ido haciendo estaba encaminado a contar historias y la película, al final, es una conclusión de ese camino.

La entrevista completa, aquí.

Plumilla de pueblo

Cuando hice la entrevista noté que ella se abría y contaba muchas cosas. Ella también lo notó y poco antes de terminar, ella se acercó a mí y me dijo : «Te estoy contando muchas cosas ». Lo dijo con media sonrisa pero también con el miedo de quien mete algo al horno sin saber lo que pasará veinte minutos después. Lo cierto es que me dio bastantes titulares, me contó noticias, muchas, que no podía publicar y la entrevista terminó con un «a ver qué puedes hacer con eso ». Continue reading