El susurro amplificado

Estoy muy contento de coordinar el ciclo de poesía en esta nueva edición de los debates de Proyecto Eureka organizados por la revista Borrador. Ya empezamos el pasado viernes hablando de fotografía y cine y este viernes estrenamos la narrativa y la poesía.

Este viernes 14 de octubre, a las 19 horas hablaremos de narrativa y a las 20 horas de poesía, quiero abrir un debate sobre el hecho de escribir poesía en contraste con su exhibición pública.

¿Cómo se empieza a escribir poesía? ¿Dónde termina lo íntimo y empieza lo público ¿Debería quedarse la poesía en lo íntimo? ¿Por qué escribir poesía? ¿Qué busca el escritor de poesía? ¿Es un oficio?

Ojalá pueda veros a todos en el Espacio B. Habrá tapa y vermut.

Este poema de Juan Gelman, y su lectura, nos ayudará a centrar el tema y a plantear las preguntas.

ARTE POÉTICA

Entre tantos oficios ejerzo éste que no es mío,
como un amo implacable
me obliga a trabajar de día, de noche,
con dolor, con amor,
bajo la lluvia, en la catástrofe,
cuando se abren los brazos de la ternura o del alma,
cuando la enfermedad hunde las manos.

A este oficio me obligan los dolores ajenos,
las lágrimas, los pañuelos saludadores,
las promesas en medio del otoño o del fuego,
los besos del encuentro, los besos del adiós,
todo me obliga a trabajar con las palabras, con la sangre.

Nunca fui el dueño de mis cenizas, mis versos,
rostros oscuros los escriben como tirar contra la muerte.

 

Advertisements

Irazoki, jardinero de milagros

zokiborrador

¿Sigue creyendo que para ser bueno hay que ser muy inteligente?

Opino que la bondad es una conquista intelectual. Las mejores personas que he conocido decidieron a solas, sin recompensas sociales, su rectitud ética. A cambio de su comportamiento, no piden dejar de ser efímeras. Coinciden en un homenaje a la existencia que las consume. Intuyo que a veces confundimos la bondad con una mansedumbre natural.

Podéis leer más, aquí

.