La gran fuga

Estamos rodeados de pantallas. Recuadros que proyectan imágenes en bucle. Una y otra vez. Sin descanso. Hoy, la imagen es la partícula más pequeña con significado propio, aquella que contiene la verdad. Ahora la palabra, fundamental antes, llega cada vez más vacía, exhausta y manoseada pero la imagen luce brillante, sin mácula, en esas pantallas planas que no reflejan, solo proyectan.

Esto provoca una paradoja. Para escribir necesito imágenes. Para expresar ideas complejas recurro a representaciones sintéticas y más o menos estéticas. Uso las palabras pero construyo con ellas imágenes como vehículos de ideas, sentimientos o historias. Pero nunca me ha resultado tan difícil como ahora construir esos vehículos. Nunca, como ahora, ha sido tan difícil sugerir con las palabras. Ahora que estamos rodeados de nuevos mundos creados con imágenes proyectadas a través de pantallas. Ahora que las imágenes nos invaden, las palabras no las encuentran.

Tengo la sensación de que se ha producido una gran fuga de imágenes. De las palabras a las pantallas. Como si estas imágenes, metafóricas o sugerentes, hayan decidido emigrar al mundo de los recuadros brillantes. Un lugar donde todo es más obvio y explicativo pero pagan mejor. Un lugar donde todo es más fácil. Donde la imagen que antes servía de metáfora es usada ahora como una transición entre escenas.

Words on a screen

Esta fuga se produce porque, en general, los escritores hemos ido vaciando las palabras de imágenes. Además de escritores, también somos personas (al menos la mayoría) y también participamos de esa caverna con tecnología Oled. Sin querer, vamos susurrando a las imágenes de nuestras palabras que se vayan a ese otro mundo más brillante. Total, las palabras son calesas en un mundo de bólidos. Así, mucha de la literatura actual, en especial la poesía, no permite imaginar ni completar. No nos permite entrar a tráves de las ventanas que proporcionan las imágenes literarias. Cada vez leo más (y como dije el mes pasado, también escribo más) poemas como quien lee las indicaciones de un medicamento en un prospecto: el relato frío, e interminable, de los efectos secundarios de una química que se espera beneficiosa. Es imposible meter el pie en la puerta para poder entrar y completar la lista. Poemas cerrados a cal y canto.

En este gran éxodo, las imágenes literarias cuentan con otro acompañante: la emoción. Con las palabras vacías, a la emoción se le cae la casa encima. Además, han aparecido nuevos lugares donde la emoción es muy bien recibida. Nuevas Shangri La donde las emociones reciben un lavado de cara y son tratadas como las protagonistas de la fiesta. Las palabras son más humildes y no pueden garantizar emociones con una dentadura perfecta, por muy auténticas que sean, por muy honestas que parezcan. La vida desgasta, tornea las emociones pero no siempre como esperamos. Es imposible competir con el oropel de las pantallas. Es cierto que en este nuevo mundo también hay palabras exiliadas en busca de una oportunidad pero que solo consiguen ser las eternas secundarias en las pantallas.

Durante esta crisis creativa, veo como las imágenes han abandonado masivamente las palabras. Incluso veo jarrones chinos, enormes, en medio de escombros. Intentos inútiles por embellecer desde la forma lo que solo puede conseguir el fondo. Así, me digo, no me queda otra que, como en un pueblo fantasma, entrar en las palabras vacías y volver a llenarlas de contenido, de imágenes. Una a una. En un trabajo de orfebre. Cuidarlas, restaurarlas, colocar los muebles como estaban, pintar las paredes y, finalmente, hacer café para que esas palabras vuelvan a ser hogar y no cárcel.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s