Paulino

Hace tiempo, mucho más de lo que dicen los calendarios usados, trabajé en la radio y presentaba un informativo. Siete minutos todas las tardes. De lunes a viernes. Mi madre me escuchaba pero se aburría antes de terminar el boletín. Mi voz no era aliciente suficiente para ella. Un día se me ocurrió un juego. Llamé a mi madre desde la redacción y le pedí que me dijera una palabra. Una palabra común, no muy rebuscada, la que ella quisiera. Piscina. Apenas titubeó. Piscina, repitió. Gracias, ama. Y no te pierdas el informativo.

Entre un suceso, declaraciones anodinas de políticos prescindibles y el parte de tráfico conseguí deslizar la palabra. Una piscina en medio de un informativo. No recuerdo exactamente en qué contexto la metí, pero lo hice. Al salir del estudio, veo que tengo un mensaje de mi madre en el móvil: “Y para mañana, cuchara”. Continue reading

Advertisements