Neuronas en el pene

Estoy harto de que para vender un portal de apuestas deportivas online pongan a un chica semidesnuda. De que un banco use la idea de que mirar a otra mujer puede ser infidelidad para vender que puedes ir a su banco teniendo cuenta en otro.  Que para ilustrar una noticia  sobre discos de vinilo pongan la fotografía de una chica, semidesnuda claro, lamiendo un elepé. De viniloque otro banco venda la falta de comisiones con la idea de que por irte de despedida de soltero tienes que pagar la comisión de ir de compras con tu novia. Porque eso es lo que hacen los novios y las novias. De que un nuevo canal de televisión se estrene anunciando que puedes liarte con sus presentadoras.  De que la contraportada de un periódico deportivo publique a una mujer, lo han adivinado : semidesnuda, diariamente. Harto, en definitiva, de que usen a la mujer como un dispositivo para que active las neuronas que llevo instaladas en el pene y que dirigen mis impulsos, mi vida y mis acciones. Porque claro, las mujeres son eso, objetos y los hombres solo tenemos neuronas en el pene. La cabeza, como decía mi abuelo la tenenemos de perchero, lo justo para llevar la boina.

Estoy harto de que me tomen por idiota. Pero estoy mucho más harto de que les funcione. De que las grandes firmas de publicidad y las grandes empresas que las contratan decidan inverttir millones y millones de euros en campañas, que seguro les parecen brillantes y graciosas, que perpetúan la idea machista de la sociedad. Donde las mujeres son objetos y los hombres, penes con neuronas. Y les funciona porque tanto los consejos de administracion de esas empresas como gran parte de su público objetivo creen que eso del machismo es algo  aislado, comentarios desafortunados que son malinterpretados por mujeres susceptibles e irritables que se dan por aludidas.

Estoy harto de que los hombres miren, miremos, para otro lado.  Que fiscalicemos a cada mujer que verbaliza cada uno de los micromachismos que sufre cada día. Y que cada día me sorprenda pensando o haciendo alguno de esos micromachismos.  Y que no pase nada. Y que no cambie nada. Y que me digan que es normal, que tampoco es para tanto. Y que los periodistas celebren el Día de la Mujer con condescendencia hacia la pobrecita mujer mientras los fines de semana, por ejemplo, los programas deportivos se llenan de chistes soeces y groseros porque a los hombres que nos gusta el deporte eso es lo que nos hace gracia. Y que los políticos no entiendan nada, y que ni siquiera intenten comprender nada. Yo soy machista, la sociedad es machista, he crecido en una sociedad sexista pero quiero cambiar la sociedad. Yo me quiero cambiar. El feminismo nos está mirando a los ojos y nosotros seguimos mirándonos el pene.  ¿No dice el machismo que el hombre tiene que ser valiente? Ha llegado el momento de demostrarlo.

 

Artículo publicado previamente en Pikara Magazine.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s