El discurso

« Parece imposible que esta sociedad haya sido capaz de resistir décadas de ninguneo político, de corrupción, de pérdida de valores y de saqueo social. Nadie, en su sano juicio, debería aguantar una situación parecida pero lo hemos hecho, lo seguimos haciendo. A la gente no parece importarle que esta sociedad se agriete por cada esquina. A veces me pregunto en qué estará pensando la gente. »

El discruso

Un frenazo devuelve a Ángel al interior del autobús. Apoyado en la barra central, mira de reojo por la ventanilla y advierte que ésa es su parada. Empuja a dos viajeros que se sujetaban de la misma barra y baja del autobús. Ángel siempre lleva los auriculares puestos aunque, la mayoría de las veces, no vaya escuchando nada, ni la radio, ni música. Los usa, principalmente, para evitar que la gente le pare por la calle para pedirle fuego, le pregunte por una calle o le pida unas monedas. Y si le intentan detener, pasa de largo como si no hubiera escuchado nada. No le gusta que le interrumpan.

« ¿Y qué pasa con la gente que no se indigna, a la que no le importa lo que vemos todos los días en los telediarios? Yo ya soy un poco mayor para jugar a las revoluciones pero me cabreo como el que más cuando veo que unos pocos vacían esta sociedad de contenido mientras la gente sigue dormida. Yo poco puedo hacer porque ¿quién soy yo? Pero, ¿ellos? ¿Esos que no tienen nada que perder? »

Un funcionario le pide, en la entrada, que vaya a la máquina para coger número según la duda que quiera resolver. Ángel pulsa el botón ‘Sucesiones’, coge el papel y se sienta en la sala de espera. Cada vez hay más gente. Un hombre se sienta a su lado. Tiene unos cincuenta años, lleva una carpeta de plástico azul y con gesto serio se ajusta el nudo de la corbata de manera compulsiva. Instantes después, Ángel cambia de sitio dejando una silla de separación con el hombre recién llegado. Tras el cambio, mantiene la mirada fija, casi perdida, en la pantalla donde van desfilando los números que reparten los turnos.

« Menos mal que nos queda la familia. Menos mal que nos hemos podido apoyar en ella para seguir siendo una sociedad fuerte. Sin la familia, imagínate qué hubiéramos sido, dónde estaríamos ahora. Pero creo que es imprescindible liberar a la gente mayor de la presión de mantener a familias que no son las suyas. También tienen derecho a descansar. »

La pantalla anuncia su número. Ángel se levanta y se dirige al pequeño cúbiculo donde le espera una funcionaria para resolver su duda. Delante de una joven asistente, aún de pie, se quita los auriculares. En ese momento, el teléfono comienza a vibrar en su bolsillo. Sin sentarse, descubre que es un mensaje de su hija. Le pide que se quede con el niño cuanto antes porque ella ha conseguido una entrevista de trabajo que no puede aplazar. Ángel hace un gesto de fastidio. Guarda el móvil, mira a la funcionaria mientras se vuelve a poner los auriculares, se da la media vuelta y se va.

« Y por supuesto, falta educación en esta sociedad. Si la gente no lee, ¿cómo va a saber solucionar sus propios problemas? Es imposible que si no nos formamos lo suficiente podamos evitar que nos sigan esquilmando, que continúen engañándonos. Por eso hace falta un sistema de educación consensuada y constante. De nada sirve educar si cada cuatro años cambian los temas sobre los que se pretende educar. »

Llega por fin al portal. Sin reparar en el saludo del conserje, espera el ascensor. Al entrar, se mira al espejo. Satisfecho con lo que ve, Ángel está encantado de mantener un discurso que se preocupa por los demás.

Este artículo se ha publicado en el periódico Bilbao en el número de Marzo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s